La Estrella de Belén


La Estrella de Belén

 


¿Realmente hubo una "Estrella" de Belén o fué una aparición milagrosa en los cielos que llevó a tres Reyes Magos (Reyes o Sabios) al Salvador del Mundo? ¿Podría la estrella ser realmente un patrón inusual de cuerpos celestes alineados sobre Belén? Algunos piensan que fué un ángel que apareció como una estrella. El misterio de la estrella de Navidad siempre ha sido objeto de mucha discusión por los estudiosos y seguidores de Cristo.

La Estrella de Belén aparece en Mateo 2: 3-11 donde se nos dice que había un signo en los cielos que llevan a los Reyes Magos a Belén después de que el Cristo nació, trayendo consigo precioso oro, incienso y mirra. La palabra "mago" en el griego original es magus, que tiene sus raíces en Persia refiriéndose a los sacerdotes del zoroastrismo. Los zoroastrianos eran famosos por estudiar los cuerpos celestes y sus movimientos particulares. Se les considera practicantes de una de las religiones más antiguas, creyendo en un solo dios y teniendo fé que al final de la creación un Mesías vendría a salvar a todos. Como astrónomos expertos, estaban continuamente buscando cualquier anormalidad en los cielos que fuera una señal para denotar la venida del Mesías. Eso es lo que los trajo al rey Herodes cuando proclamaron,

"¿Dónde está El que ha nacido Rey de los judíos, porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorar".

De el testimonio de los Magos está claro que han identificado una estrella en Oriente con la que encontraron al "Rey de los Judíos". La estrella trajo estos observadores astrónomos a Judea cuando aparentemente perdieron el signo en los cielos y tuvieron que buscar a Herodes para encontrar la ubicación exacta de Jesús. Herodes no tuvo respuesta y se puso temeroso como tantos en Judea esperaban cuando los principales sacerdotes hicieran saber que la profecía iba a cumplirse. Tomó veintisiete siglos para que en Belén, un pequeño pueblo en el sur de Judea, fuera honrado como el lugar que el rey de todos los reyes nacería como se dice en Miqueas 5: 2, "Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio , desde la eternidad "

Johannes Kepler (Diciembre 1571 Noviembre 1630), un renombrado astrónomo alemán, estaba intrigado con la estrella de Belén. Fué una autoridad del movimiento dinámico de los cuerpos astronómicos en el espacio y el descubrimiento del movimiento elíptico de los planetas. Cada año, la tierra se mueve en su órbita elíptica constante a través de un fondo de 88 constelaciones de trillones de estrellas que parecen estar paradas contra el movimiento relativo de la tierra. Los planetas pueden ser vistos como cuerpos luminosos en movimiento en los cielos y se denominan como estrellas errantes. Kepler encontró en sus propias observaciones astronómicas en 1606 que cuando Marte estaba estrechamente alineado con los dos planetas más grandes del Sistema Solar, Júpiter y Saturno en la constelación de Sagitario, apareció una "nueva estrella". Movió el reloj hacia atrás invirtiendo el camino de la tierra a través del tiempo y determinó que en el año 6 A.C. la misma alineación tuvo lugar, produciendo el mismo efecto estrella en la constelación de Piscis. Él creyó que ésta era la Estrella de Belén que los Magos identificaron y que los llevó a encontrar al Salvador del mundo. La idea de Kepler todavía existe hoy, ya que muchos espectáculos planetarios incorporan su modelo como la Estrella de Navidad.

Aunque Kepler era un astrónomo asombroso para su tiempo y un hombre temeroso de Dios, estaba cerca pero estaba equivocado. La "nueva estrella" que introdujo como la estrella de Navidad fue en realidad una supernova, definida como la explosión de la estrella dando una apariencia brillante en los cielos. Esto ciertamente no se ajusta a las características de la estrella que se mueve a través de los cielos como los Magos describieron. También hubo un problema importante con la fecha de Kepler del año 6 A.C., que está en conflicto con la mayoría de los historiadores, incluyendo al gran historiador judío Josefo, que informó que la muerte de Herodes fue en el año 4 A.C. cerca del tiempo de la Pascua y fue marcada por un eclipse lunar visible en todo Israel. Los astrónomos pueden rastrear este eclipse y coincidir en que ocurrió en el año 4 A.C., 2 años antes de la fecha de Kepler. Como sabemos que los Reyes Magos se reunieron con el rey Herodes algún tiempo después del nacimiento de Cristo, y poco después el rey Herodes pronunció el edicto para asesinar a todos los niños menores de 2 años de edad en Belén, el año 6 A.C. de Kepler no encaja en la línea bíblica de tiempo.

Ha habido muchas especulaciones a lo largo de los años que los cuerpos celestes de alguna manera fueron arreglados de una manera única que representaba la famosa Estrella de Belén. El evento tuvo que ser extremadamente único y tal vez nunca se resolverá con los movimientos astronómicos observables de estos trillones de magníficos objetos celestiales en la inmensidad del espacio. Tal vez encontrar la Estrella de Navidad podría ser una distracción del enfoque del mensaje completo de por qué Dios creó las estrellas.

En el Salmo 19: 1-4 leemos que la gloria de Dios se manifiesta en todas partes y para todos a través del lenguaje universal de la creación. Él ha nombrado todas las estrellas, las ha contado, y afirma que no falta ninguna en Isaías 40:26. Este versículo comienza con "Levanta tus ojos y mira a los cielos". ¿No deberíamos estar mirando hacia los cielos durante esta temporada de celebración, dándonos cuenta de que cada estrella lleva su gloria y que la gloria vendrá a la tierra como Dios Todopoderoso vino, como un bebé en el pesebre?

Por Tom DeRosa
Traducción Manny Reyes