EVIDENCIAS DE LA VIDA

 

Darwin reconoció que el registro fósil, como existía, tenía serios problemas.  Él admitió que el registro, como estaba entonces, ofrecía un argumento en contra de la evolución.  Darwin tenía la esperanza de que la continua exploración de fósiles revelaría más evidencias demostrando una ininterrumpida sucesión de formas de vida desde  simples hasta más  complejas.

Durante el tiempo de vida de Darwin, fue encontrado en Cambria, conocido también por su nombre clásico como Wales, un rico depósito de algunos de los fósiles mas antiguos  jamás descubiertos.  Es llamado la «Explosión Cámbrica».  Debido a su lugar en la columna geológica, sólo las formas más simples de vida deberían haber sido encontradas en la capa Cámbrica.  De acuerdo con la teoría, la roca en esta capa debería contener fósiles que nos dieran una percepción más clara sobre las primerísimas fases de la evolución.  ¡Sorpresa!  ¡Lo que se encontró fue totalmente inesperado!.  Los paleontólogos descubrieron lo que llamaron «explosiones» de formas de vida que aparecieron abruptamente, representando los mayores grupos de animales con estructuras corporales radicalmente diferentes.  Esto confundió el pensamiento evolucionista, porque diferentes y aun mayores complejos seres vivos aparecieron antes que los menos complejos.

Se dijo que los fósiles encontrados datan de lo que vino a ser llamado el período Cámbrico y haciéndolos entre  485 a 542 millones de años de edad.  Las rocas cambrianas han sido también encontradas en Utah (Estados Unidos), Canadá, Siberia, Groenlandia y China.  Durante la época de Darwin (a mediados de 1800) la capa de roca debajo del estrato Cámbrico se creyó que era más antigua aun y estaba carente de fósiles, porque se creía que el calor y la presión desde arriba habían destruido cualquier rastro de vida.  Esta sección comprende la mayor parte del Precámbrico, alrededor del 88 por ciento, de la Columna Geológica.

Más recientemente, se ha hecho un esfuerzo para dividir la roca pre-cámbrica en otras capas geológicas.  El período Ediacárico supuestamente precede al Cámbrico en el tiempo y tiene 542-635 millones de años de edad –una era en la cual fueron encontrados cuerpos suaves de organismos fosilizados o criaturas extintas parecidas a gusanos–.  Hay incertidumbre acerca de cuáles fósiles pertenecen al período Ediacárico.  Algunos de los que podrían pertenecer a este período son simples masas amorfas.  El período Ediacárico está contenido dentro de el Eon Proterozoico, la cual especulan los evolucionistas que está entre 542 millones y 2.5 mil millones de años de edad.  Los fósiles encontrados en el  Proterozoico son organismos microscópicos incluyendo bacterias, hongos, protistas (ameba, paramecio, alga) entre otros.  Los fósiles encontrados en esta era son totalmente parecidos a los que vemos hoy y pueden ser encontrados en cualquier otra capa.

Los fósiles Cámbricos son de cada tipo de cuerpos básicos.  Esto sucede porque son tan numerosos y aparecen tan abruptamente en el registro geológico que este hallazgo ha sido llamado la Explosión Cámbrica.  Organismos desde almejas de concha dura hasta moluscos y los extintos trilobites, e incluso pescado, han sido descubiertos en esta capa.  Esta amplia gama de organismos, todos encontrados en una capa, es un enorme problema para la tesis evolucionista que considera un lento cambio a través de eras, para todas las formas de vida en existencia.

 

EL GRAN PROBLEMA


Los fósiles totalmente formados, representando tantas clases de animales sin formas ancestrales menos complejas, presentan un tremendo problema para la evolución.  La teoría de Darwin afirma que toda forma de vida evolucionó desde lo simple a lo complejo, desde la molécula al hombre.  Pero en la capa Cámbrica, donde uno esperaría encontrar evidencia de fósiles con formas menos complejas –organismos en una más temprana etapa de evolución– ninguno ha sido encontrado.  Incluso si uno va más abajo a las siguientes capas, como la del Proterozoico, no aparecen fósiles que muestren alguna conexión con los organismos encontrados en la Cámbrica.  Nuevamente, la Explosión  Cámbrica no puede ser explicada por la evolución, mientras que los creacionistas interpretan esta capa como el registro fósil de esas criaturas que vivieron en el fondo del océano en tiempos del Diluvio.

 

EL SORPRENDENTE TRILOBITA


Los trilobitas son animales extintos de cuerpo suave que una vez se movieron a lo largo del fondo del océano y tuvieron características similares al cangrejo herradura.  Varían en tamaño desde 3 a 10 centímetros (1.2 a 3.9 pulgadas) y tienen una concha rugosa dividida por tres lóbulos diferentes, características por la cual fue puesto su nombre. Han sido encontrados unos pocos fósiles de trilobites que miden 72 centímetros, (2.4 pies);  estas criaturas son encontradas en la capa Cámbrica, acompañadas por muchas clases diferentes de criaturas.  Los evolucionistas se emocionan acerca de los fósiles de gran edad, particularmente el trilobita, porque es encontrado en la capa Cámbrica y se pensó que tendrían unos 500 millones de años de edad. Se podría suponer desde la teoría evolutiva que los trilobites, dada su edad putativa y lugar en la columna geológica, sería simple en su forma. No es así.

Como cualquier otro sistema vivo, los trilobites tienen una inherente complejidad.  Uno de los más reveladores ejemplos de complejidad encontrados en los trilobites es un ojo agregado, una característica encontrada en algunos, aunque no en todos los trilobites.  Este exclusivo ojo se caracteriza por un lente superior, el cual es calcita endurecida, y un lente inferior diseñado para corregir el patrón de rayos a un punto focal. Tiene receptores visuales en posiciones diferentes, similares al ojo compuesto de un insecto.  El ojo compuesto es también llamado esquizocroal y es uno de los mejores sistemas ópticos diseñados.

El diseño del ojo esquizocroal lo hace único entre los ojos; quizás hasta al punto de ser el mejor sistema óptico conocido en el mundo biológico.  Este diseño, de hecho pareciera exceder a las necesidades del trilobita.  El origen del diseño del ojo esquizocroal no es entendido por medio de ninguna causa natural conocida.  En cambio,  se entiende como pudo haber llegado a existir debido a una causa inteligente (diseño-creación), a través de un proceso que involucró una habilidad manipulativa extraordinaria.  Entre las hipótesis disponibles, la creación hecha por Dios es la  más razonable  para explicar el origen de la complejidad del esquizocroal del trilobita.

EL TESTIMONIO REAL DEL REGISTRO FÓSIL



Aleatoriedad
Las hipótesis evolucionistas sostienen que los organismos simples cambian a formas más complejas lentamente a través del tiempo.  Por esta razón, evolucionistas dividen el registro fósil en períodos teóricos, tales como el Cámbrico y el Eriacárico, para mostrar a partir de estos registros el progreso de la vida subiendo en la escala evolutiva.  Sin embargo, no está funcionando de esa manera.  Mientras más y más fósiles son descubiertos, estas divisiones teóricas están desapareciendo.  Los fósiles siguen apareciendo en los lugares equivocados, lo cual sugiere que el sistema tiene que cambiar. A medida que se descubren fósiles, es evidente que los organismos no son simples y que desafían, por su complejidad inesperada, las hipótesis de evolución relacionadas con el registro fósil.

Fósiles Vivientes
Los fósiles vivientes son fósiles de plantas y animales que no están extintos, sino que continúan existiendo hoy.  Por ejemplo, más del 84% de los insectos aun en existencia han sido encontrados en el registro fósil tan atrás como 100 millones de años según los evolucionistas.  Otros fósiles vivientes incluyen los siguientes:

  • El Nautilo de Recámaras

«Permanece esencialmente igual a sus ancestros de hace 180 millones de años… un eslabón viviente con el pasado».  National Geographic, Enero 1976

  • La Mantis Religiosa, fosilizada en ámbar, esta fechada como de hace 40 millones de años.
  • El Celacanto (latimeria chalumnae) se pensó que se había extinto hace 70 millones de años, pero fue encontrado vivo en la década de 1930 en las costas de Madagascar.


ES MÁS COMPLEJO DE LO QUE PIENSAS


Michael Behe, un bioquímico sin pelos en la lengua, está desafiando los fundamentos sobre los que descansa la evolución biológica.  Con la publicación en 1996 de La Caja Negra de Darwin (Darwin’s Black Box), presentó un desafió académico al pensamiento tradicional Darwiniano.  Como un bioquímico, comenzó a cuestionar cómo los pequeños microorganismos pudieron evolucionar a partir de componentes básicos.  Aunque él no es un creacionista bíblico, llego a la conclusión de que, dados los específicos detalles de esos sistemas vivos, no podrían haber venido de ningún proceso natural.  Esto lo condujo a la única alternativa que lo podría contestar: un Diseñador Inteligente externo.

La Bioquímica explica cómo todas las partes componentes de un sistema vivo trabajan juntas y cómo las moléculas actúan unidas. El microscopio de luz, llevado a sus límites, podría llegar hasta una décima parte del tamaño de una célula de las bacterias. Muchas de las subestructuras no se podían visualizar por completo, y muchas todavía estaban ocultas. En la década de 1950, con la ayuda del nuevo microscopio electrónico, la estructura celular tomó un nuevo significado. El microscopio electrónico tiene la capacidad, con la ayuda de un haz de electrones, de magnificar un objeto 500.000 veces.

Con la capacidad de ver la célula con tan increíble detalle, fueron descubiertas muchas nuevas estructuras subcelulares.  Michael Behe, en su libro, refleja el hecho de que cada una de esas subestructuras tiene su propio conjunto de instrucciones bioquímicas.  Tal detalle incrementó exponencialmente la complejidad de la célula.  Unos cien años después de Darwin, esta simple célula súbitamente se volvió inmensamente complicada, con un sinnúmero de sistemas todos entretejidos entre si para contribuir a la finalidad biológica total de sostenimiento de la vida.

MÁQUINAS MOLECULARES


Las máquinas moleculares de la célula son las proteínas.  Estas máquinas moleculares de proteínas son el material básico del cual están hechas las células.  Estas proveen estructura e interactúan químicamente con otras moléculas y partículas de la célula.  Las proteínas están compuestas de 100 o quizás más unidades de aminoácidos enlazados en diferentes secuencias para hacer una cadena muy larga.  Una cadena de aminoácidos, debido a que es tan larga, necesita la ayuda de una máquina molecular llamada chaperonina para que pueda envolverse en la forma tridimensional de una proteína.  Estas formas tienen su propia complejidad y son útiles para específicas funciones en la célula, como la estructura de un edificio o químicamente reaccionando con otras moléculas.

Es en estos detalles que la evolución falla miserablemente.  Las estructuras moleculares a partir de las cuales están hechas las proteínas han sido siempre un desafío.  Todavía hoy continúan dándole a los bioquímicos nuevas revelaciones de cómo trabajan los sistemas vivos.  Estas proteínas hacen las diferentes estructuras de la célula, las cuales incluyen el núcleo, la mitocondria, el ribosoma, la membrana de la célula, la vacuola y muchas otras.

Las células son móviles y se mueven con la ayuda de diferentes estructuras de proteínas.  Las células de bacteria se mueven en una variedad de formas. Una cola de movimiento, llamada flagelo, impulsa un tipo de célula bacteria.  Esta cola esta hecha de cientos de diferentes tipos de proteínas que funcionan justo como un impulsor rotacional moviéndose a una velocidad impresionante.  Behe sugiere que el mecanismo de remado del flagelo está hecho de tres subestructuras: el remo, una hélice, y un motor.  El flagelo de la bacteria es una maravillosa estructura diseñada con las siguientes características únicas:

  • La cola se mueve a 100,000 rpm.
  • Se mueve en dos direcciones: hacia adelante y en reversa
  • Reversa después de ¼ de vuelta
  • Controlada por ácido (protón)
  • Compuesta de al menos 40 partes operacionales
  • Motor rotativo refrigerado por agua


COMPLEJIDAD IRREDUCIBLE


Behe introdujo el concepto de «complejidad irreducible» para describir lo que el encontró en los innumerables microsistemas todos funcionando unidos dentro de una célula.  Encontró partes componentes tan simples como una molécula sincronizada con otras moléculas, como el mecanismo de ruedas de un costoso reloj suizo.  Justo como el reloj se detendría si uno de los engranajes fallaran –si una molécula fuera alterada en un elaborado sistema biológico– el organismo podría morir.  En palabras de Behe:

Por complejidad irreducible, quiero decir un sólo sistema compuesto de varias partes bien encajadas, interactuando para contribuir a las funciones básicas, donde la remoción de cualquiera de las partes causa que el sistema deje de funcionar efectivamente.

Este principio de complejidad irreducible puede ser visto en cada nivel de las funciones biológicas –desde las moléculas a las células, a los órganos, a los organismos–.  La simple cola de una bacteria unicelular, como esta descrita arriba, tiene al menos 40 partes móviles.  Si una de esas partes falla en su función, la cola dejaría de trabajar.  Sin la cola, la célula no podría moverse; y sin movimiento, la célula moriría por falta de nutrientes.

 

NO HAY LUGAR PARA LA EVOLUCIÓN


La complejidad irreducible constituye un poderoso argumento para el diseño.  Para que un sistema funcione, no sólo todas las partes son necesarias, sino que también se necesita de un conjunto de instrucciones para definir cómo deberían trabajar juntas las partes.  Para ensamblar una nueva cortadora de césped al sacarla de la caja, no sólo usted necesita todas las partes, usted necesita un manual de instrucciones (¡con muchas fotos mejor!) para armarla.  El ensamblaje de la célula es una tarea muchísimo más compleja que armar una cortadora de césped.  Las partes y el manual de instrucciones para la célula no se produjeron a sí mismos.  Ellos tuvieron que provenir de un diseñador divino, el Creador ,Jesucristo.

El estudio de la bioquímica demuestra cómo los materiales básicos en una célula u otro sistema vivo funcionan juntos.  Esta disciplina académica se especializa en los detalles de la vida y es usualmente enseñada en los más avanzados niveles de estudio de los universitarios o al nivel de los ya graduados en colegios de profesionales y universidades.  Es interesante notar que la evolución no tiene lugar en esta disciplina.  Muchos textos de bioquímica ignoran completamente la evolución.  Cuando es mencionada, usualmente lo es sólo de paso.  Por su naturaleza, la bioquímica trata con datos medibles, empíricos.  Busca fuera del orden y diseño en los sistemas vivos, un proceso que, si uno es de mente abierta, lo lleva a la deducción de que hay un Creador inteligente.  Esto, después de todo, fue la conclusión final de Behe:

La simplicidad que una vez se esperaba fuera el fundamento de la vida, ha sido probada ser un fantasma; en cambio, habitan dentro de la célula sistemas de complejidad supremamente irreducibles.  El reconocimiento resultante de que la vida fue diseñada por una inteligencia es una sorpresa para nosotros en el siglo veinte quienes hemos llegado a acostumbrarnos al pensamiento de la vida como el resultado de simples leyes naturales.

ADN DE UNA FUENTE SUPERIOR
Fue una noticia de primera plana de alcance nacional.  «El código genético de la vida humana ha sido descifrado por los científicos», el New York Times lo anunció el 27 de junio de 2000.  Esto marcó la primera vez en que la totalidad del código del ADN humano –los planos de la vida– habían sido establecidos.  Este enorme proyecto, formalmente llamado el Proyecto Genoma Humano, involucró cientos de científicos en un experimento de muchos miles de millones de dólares costeado por subsidios para investigación científica de varios países. Encontraron la exacta secuencia de 3.2 mil millones de «ladrillos de construcción» químicos ( abreviados con las letras A, T, C, y G) en el ADN humano.  Toda clase de beneficios maravillosos fueron predichos con este descubrimiento, incluyendo la cura para el cáncer.

Desafortunadamente, la prensa reaccionó muy rápidamente.  Ahora parece que se tiene un camino igualmente largo por delante, con muchos obstáculos difíciles de aclarar.  Lo que realmente estaba encubierto era similar a cuatro letras en una cadena de secuencia de 3.2 mil millones de pares.  Mucho trabajo tiene que ser aun hecho para entender el significado de esas letras.  El término «descifrar el código genético» implica que los científicos entienden qué significa el código.  El trazado del mapa de toda la información genética humana es un gran logro.  Pero ¿decir que ha sido entendido?  Esto no es más que una arrogante exageración hecha por la prensa.

Los científicos evolucionistas han concluido que de los miles de millones de bits de datos de los pares base de ADN, sólo un 5% son usados actualmente.  Mas allá de ese extremamente pequeño porcentaje el resto ha sido denominado como ADN «basura», o «sobras» de la evolución.  Este así llamado ADN «basura» es algo que no entendemos en el tiempo presente, pero a medida que la investigación continúe, podría revelar nueva sabiduría de su función genética.  Los creacionistas argumentan que el ADN «basura» es enormemente mal entendido y pudo haber sido usado para posibilitar un rápido ajuste biológico posterior al Diluvio.

En el presente, hay aun grandes vacíos de conocimiento que permanecen.  Para ilustrar esto más aun, los genetistas recientemente han encontrado que los genes pueden tener más de una función.  Por ejemplo, el gene Distal-less desarrolla las extremidades del ratón, del espino de mar, de gusanos espinosos y de gusanos de terciopelo.  El mismo gene produce diferentes estructuras.  Este fenómeno está siendo intensamente estudiado y es todavía un gran misterio.  Está claro, el código genético es extremadamente complicado.

¿COMO ES EL ADN?


James Watson, un biólogo americano, y Francis Crack, un médico británico en Cambridge, Inglaterra, identificaron la estructura molecular del ADN en 1953.  El ADN es el sistema de almacén de información fundamental de la vida.  Finalmente, el ADN es la misteriosa estructura química que controla todo organismo vivo revelado a toda la humanidad.  Toda la vida está controlada por una simple estructura de doble hélice .  Es como una minúscula escalera en espiral, donde estas escaleras están hechas por cuatro bases químicas: Guanina (G), Citosina (C), Adenina (A), y Tiamina (T).  Las ‘escaleras’ comprenden de dos hebras que conectan e intercambian desoxirribosa (un tipo de azúcar) y fosfato.  Esto explica el nombre de ADN: ácido desoxirribonucleico.

La molécula de ADN es muy larga, una microscópica cadena fina que está fuertemente atada.  Cuando se desenreda, se abre el cierre de la hélice doble, y los dos segmentos se abren, exponiendo la secuencia de cuatro bases de pares enlistados arriba.  Como la molécula es muy larga, la secuencia de pares base en cada lado lleva una inmensa cantidad de información.  Cuando ambos lados de la molécula de ADN se abren, los cuatro códigos base envían instrucciones desde el núcleo de la célula para construir proteínas. –La simplicidad de dos pares de bases es fascinante, ordenados en secuencia en una larga molécula y teniendo el potencial de contener la información a partir de la cual se deriva la vida–.

PROPIEDADES FASCINANTES



El ADN tiene extraordinarias propiedades, incluyendo las siguientes:

  • El ADN es un fino filamento que mide 0.000,000,002 metros de grueso en diámetro.
  • El ADN es tan pequeñito que si se fuera a medir desde la Tierra al Sol con su hebra, solo pesaria la mitad de un gramo.
  • El ADN en cada célula humana podría ser aproximadamente 2 metros de longitud si se desenrollara.
  • Si todo el ADN de un humano adulto fuera a ser desenrollado, se extendería 184 mil millones de kilómetros.  Esto es una inimaginablemente larga cadena molecular que iría al sol y volvería, una distancia de 310 millones de kilómetros (o 186 millones de millas), unas 596 veces.
  • Un ADN que pesara una cantidad equivalente a 1/15 de una estampilla de correo contiene todo el ADN necesario para hacer 5 mil millones de personas.
  • La información en el ADN de cada célula humana podría llenar 850 libros del tamaño de una Biblia.

 

¿CÓMO SE ALMACENA LA INFORMACIÓN?



La información esta derivada a partir del orden en los cuales las cuatro bases, o «letras» químicas aparecen.  Pero este orden no tiene sentido a no ser que sea decodificado por muchas máquinas decodificadoras, incluyendo el ribosoma.  Este es un verdadero problema de la gallina y el huevo: ya que las instrucciones para construir estas máquinas decodificadoras estan en el ADN pero, estas instrucciones no pueden ser decodificadas sin máquinas decodificadoras que ya existan.  

El código produce información genética para que las proteínas hagan su trabajo, haciendo células para que formen una planta, una rana, una tortuga, un ser humano o cualquier sistema vivo.  Hay al menos 50,000 proteínas diferentes en los sistemas vivos.  En el ADN, los pares base funcionan en tres grupos.  El código de información es dado en tríos, para producir aminoácidos.  Los aminoácidos entonces se adhieren, usualmente en miles, para hacer las proteínas esenciales para los sistemas vivos.

El centro de inteligencia de la célula es el núcleo, donde es encontrado el ADN.  La molécula de ADN es considerada el portador más grande de información conocida por el hombre.  Las diminutas moléculas de ADN están fuertemente enrolladas.  Por ejemplo, el cromosoma E. Coli tiene 300,000 giros en un espacio de 1 mm.  La  densidad de la información del ADN es un asombroso 1.88 x 1021 bits por cm3.  La suma de todo el conocimiento humano en todos los libros es 1018 bits.  Todas las bibliotecas del mundo combinadas nunca podrían igualar la cantidad de información en un centímetro cúbico, o 0.4 de una pulgada cúbica, de ADN.

La suma total del conocimiento actualmente guardado en las librerías del mundo esta estimado en 1018 bits.  Si esta información pudiera ser guardada en moléculas de ADN, uno por ciento del volumen de una cabeza de alfiler seria suficiente para este propósito.  Si, en cambio, esta información fuera almacenada con la ayuda de mega chips, necesitaríamos una pila más alta que la distancia entre la tierra y la luna.

 

ADN: AUTO-REPLICACIÓN


El ADN no sólo es una magnifica máquina de información, también tiene una fenomenal precisión de réplica.  Después de todo, su función básica es transmitir información genética con el propósito de continuar los procesos vivos.  Como las células hacen cada organismo vivo, es de extrema importancia que la información no se pierda en el proceso de duplicación.  Las células, después que se dividen, tienen que tener idénticamente toda la información genética, sin ninguna transferencia de errores.  Para duplicarse, la molécula de ADN en una célula de bacteria, se decodifica a una increíble velocidad de 10,000 revoluciones por minuto.

La estructura de las bases proporciona los medios para la duplicación de la información, así como la célula se divide de un padre a una criatura.  La letra A de un hilo siempre hace pareja con la T de la otra, y viceversa; y la G siempre hace pareja con la C.  Así que cada hilo de ADN puede ser copiado para hacer otro.  Aquí  también, hay máquinas complejas que se necesitan para copiar, en particular el ADN polimerasa.  Esto es otro problema ya que las instrucciones para construir ADN estan también almacenadas en el ADN, pero no pueden ser pasadas a la próxima generación sin haber pre-existido máquinas copiadoras.  Esta réplica es también muy certera, gracias a las máquinas que revisan errores:

La réplica es tan precisa, que puede ser comparada a 280 funcionarios copiando de manera secuencial la Biblia entera, cada uno a partir del anterior, con (como mucho) una sola letra sería transpuesta erróneamente en el proceso entero.

Una vez más, hay el problema de la gallina y el huevo ya que las instrucciones para construir las máquinas que revisan los errores están almacenadas en el ADN.  Por lo tanto, sin estas pre-existentes máquinas de revisar errores, estas instrucciones serían degradadas cuando el ADN es duplicado.  Esto podría llevar a peores máquinas que revisan y permitir una degradación de las instrucciones, causando más adelante máquinas mucho peores.  Esto sería un error catastrófico.

SÓLO A PARTIR DE UNA FUENTE EXTERNA INTELIGENTE


El código del ADN contiene información que es traducida en un programa para hacer una proteína específica.  La proteína esta hecha para llenar una necesidad biológica para que entonces el sistema vivo pueda funcionar.  Hay una transferencia molecular de información desde la molécula de ADN, la cual está programada para tener el conocimiento total de las necesidades de todo el sistema vivo.  Los bioquímicos han clasificado este maravilloso proceso como «el lenguaje de la vida».  Es evidente que el sistema de información para la vida es una maravilla.  El hecho es que el ADN esta diseñado con tan extrema inteligencia que sobrepasa por mucho lo que el hombre ha hecho y lo que puede hacer en el futuro.  La cantidad de información almacenada y la forma en que es reproducida no es otra cosa que un milagro.

El código revela un lenguaje que está en cada gene. La complejidad de este lenguaje, como se menciono arriba, excede por mucho todo el conocimiento humano.  No podría venir de una fuente material. Esta clasificado como un lenguaje pero no como un lenguaje de computadora.  Uno consideraría ridículo asumir que el programa de computadora vino del chip de la computadora.  Cada lenguaje de computadora fue hecho por una fuente externa.  El lenguaje usa una más elevada forma de inteligencia conceptual.

El ya fallecido, Dr. Wilder Smith demostró en una simple ilustración la naturaleza absurda de la idea evolucionista de que la vida llegó a ser a partir de materia inerte.  Comparó la afirmación de que la vida pudo ser producida desde la materia inerte con la idea de que un libro en blanco produjere letras en sus páginas.  En el caso del libro, una vez que las 27 letras son producidas, ellas tendrían entonces que combinarse de manera aleatoria para hacer las palabras.  Estas palabras se mezclarían aleatoriamente para producir frases expresando pensamientos completos.  El proceso aleatorio continuaría hasta que fuera formado un párrafo.  Después de eso, los párrafos se combinarían aleatoriamente para hacer los capítulos y, finalmente, el mismo proceso aleatorio produciría el producto final, el libro.  Esto no es probable.

Es obvio que los libros son el producto de una inteligencia exterior y que el lenguaje es usado para plasmar la información.  Pero la evolución ofrece el irracional argumento de que el código de ADN vino del azar.  La ilustración del Dr. Smith deja en claro que el código del ADN tuvo que originarse a partir de una fuente de inteligencia exterior quien tiene un plan y usará las letras para darnos palabras o proteínas.  Estas proteínas se combinan y forman oraciones completas –o células–. Estas células se combinan y forman párrafos –o tejidos–.  Estos tejidos se agrupan para formar capítulos –u órganos–. Y el paso final… estos órganos se agrupan para formar el libro –u organismo–.  Todos estos pasos están programados por una fuente exterior, justamente como un autor escribe un libro.

No hay hombre en el universo que pudiera idearse este maravilloso y sorprendente diseño de la vida.  La evidencia es clara.  La complejidad de cada sistema vivo, debido a su naturaleza, apunta a Dios.  Está escrito en nuestros genes que hay un Dios… así que no tenemos excusa.

 

¡ESTADÍSTICAMENTE IMPOSIBLE!


Como se menciono arriba, la molécula de proteína agrega estructura y función a cada célula viva.  Es una molécula larga que contiene muchas otras sub-unidades de moléculas todas agrupadas y adheridas.  Estas sub-unidades de moléculas son llamadas aminoácidos y están compuestas principalmente de los elementos nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, y carbón.  

Hay veinte clases de aminoácidos involucrados en las plantas vivas y animales.  Una proteína típica, tendrá entre 100 y 300 aminoácidos conectados en una secuencia determinada.  Estas secuencias de aminoácidos dan a la proteína su forma y su potencial para funcionar como una unidad básica de un componente de la célula.

Debe ser notorio que 19 de 20 tipos de moléculas de aminoácidos tienen a su vez otra imagen que es exacta, como una imagen en un espejo.  Justo como la mano derecha de uno es una imagen de la mano izquierda, así mismo los aminoácidos tienen un lado izquierdo y uno derecho de su estructura molecular.  Si estos aminoácidos fueron realmente formados en una forma aleatoria, como los evolucionistas creen, estos deberían ser en una mezcla de 50-50 (racémica).  Sorprendentemente, todas las cosas vivientes observables están hechas de aminoácidos del lado izquierdo.

La proteína es codificada con información basada en la secuencia de sus aminoácidos.  Diferentes secuencias producen diferente información, la cual, de continuo, permite a la proteína desempeñar varias funciones.  Esto funciona porque el ADN opera con varios códigos de lenguaje. El código operativo mas conocido en el ADN es el de producir proteínas: cada secuencia de tres letras es llamado codón, código para una ‘letra’ de proteína o aminoácido, o para empezar o terminar de hacer la proteína.  

La secuencia de los aminoácidos comienza en el ADN de la célula.  Debido a que el ADN empieza el proceso, es muy a menudo llamada, la información del centro de la célula.  La gran pregunta es: ¿De dónde recibe la molécula de ADN su información?  La respuesta es obvia –de una fuente exterior– un Creador inteligente.

LA PROTEÍNA IMPROBABLE


Una simple proteína tiene que tener al menos 100 aminoácidos adheridos juntos en una secuencia establecida.  Hay veinte aminoácidos de dónde escoger, y asumiendo que ellos estaban disponibles en número, la probabilidad para la formación de una molécula de proteína sería imposible.  La probabilidad llega a ser un asombroso chance de uno en 10115.  Esto es 1 seguido por 115 ceros.  Este número imposible de imaginar excede completamente la probabilidad estadística. La Ley de Borel (ley universal de probabilidad) asegura que todo aquello que es inferior a 1 de cada 1050 no tiene probabilidad  de suceder.

Hay un 50% de posibilidad que los aminoácidos sean del lado derecho o del izquierdo.  Todas las moléculas de proteínas tienen amino ácidos del lado izquierdo.  Si un aminoácido del lado derecho se agregara, podría ser extremadamente tóxico para el sistema vivo.  Con esta nueva variable añadida a los cálculos de arriba para la probabilidad estadística de la formación de una proteína, uno es confrontado con un problema aun mayor.  Dado el criterio de que no sólo todos los 100 amino ácidos tienen una secuencia específica, sino que ellos son todos del lado izquierdo y todos adheridos sobre el lado izquierdo, la probabilidad de que esto ocurra da un resultado de 1 en 10145. Este último cálculo demuestra abrumadoramente el enorme problema que la evolución tiene en lograr que la materia inerte forme una proteína.  La improbabilidad estadística para que el siguiente paso, la formación de una simple célula a partir de todas estas improbables proteínas, está más allá de poder ser comprendido.

BUSCANDO AYUDA EN LOS CIELOS


Cuando se enfrentan estas frías, duras estadísticas, ¿qué probabilidad tendria la evolución de ocurrir?.  Francis Crick pronunció que la vida misma  se puede comparar a un ‘milagro’.

Un hombre honesto, lleno de todo el conocimiento que poseemos en el mundo hasta ahora, podría asegurar en cierto caso, que el origen de la vida pareciera ser (hasta ahora) casi un milagro, son tantas las condiciones que hay que satisfacer para poder lograr que existiera.

Por consiguiente algunos evolucionistas miraron hacia el cielo por respuestas y se les ocurrió la idea de «Panspermia Dirigida».  Francis Crick, ayudó a popularizar la hipótesis de que alguna clase de inteligencia extraterrestre, ayudada por un OVNI, cargo esporas de vida a la tierra.  La mayoría de los evolucionistas encuentran esto nada más que una fantasía.  En el mundo real, sin embargo, hay la esperanza de que un asteroide o un viaje al planeta Marte pudieran revelar una forma de vida que hubiera logrado llegar a la tierra intocable y lista para ser incubado.

De todos modos, esto no es solo algo que no es científico, sino que solo remueve el problema hacia los confines intocables del cosmos lejano.

 

DE ESPECIE A ESPECIE


Investigadores han, por medio del mejoramiento genético, cambiado una mosca de la fruta de dos alas a una de cuatro.  La mosca de la fruta de cuatro alas constantemente reproduce moscas de cuatro alas.  Pero aunque una nueva variedad ha sido producida, no es una nueva especie.  La mosca mutante continua siendo una mosca de la fruta.  De hecho, la mosca de la fruta de cuatro alas es una forma mas débil.  El segundo par de alas no ayuda a la mosca sino que le es de impedimento.  Su habilidad para despegar su vuelo se ha entorpecido peligrosamente.

Habiendo sido selectivamente producida en el laboratorio, esta especie no sobrevivirá sin el cuidado y la asistencia de los investigadores.  Éste es un pobre ejemplo de evolución por mutación.  En conclusión, las mutaciones siempre debilitan un organismo y nunca cambian a algo más.  La mosca de la fruta sigue siendo mosca de la fruta.

¿MUTACIONES BENEFICIOSAS?


La anemia drepanocítica –o falciforme–  es frecuentemente presentada como un ejemplo de mutación favorable por los evolucionistas.  Esto sucede porque aquellos que la tienen, presentan cierta resistencia a contraer malaria.  La anemia falciforme se origina en una mutación en la molécula de la hemoglobina encontrada en las células rojas de nuestro cuerpo.   Esta mutación altera la forma cóncava normal (cóncava en ambos lados) de los glóbulos rojos. Al presente, esto afecta a millones de personas al rededor del mundo; en Estados Unidos solamente hay al rededor de 70,000 casos de anemia drepanocítica.  

La anemia drepanocítica es un desorden de la sangre hereditario que es muy común entre las personas que tienen antepasados provenientes de África o India, regiones en donde los brotes de malaria han cobrado muchas vidas.  Sin embargo, aquellos que tienen un gen de células drepanocíticas y un gen de la hemoglobina sana (es decir, son heterocigóticos en este rasgo) tienen síntomas mínimos de anemia drepanocítica, pero también tienen resistencia a la malaria. Así que ya que el gen mutante beneficia a su poseedor, se trata de una mutación beneficiosa por definición. Sin embargo, como se verá, esto es irrelevante para la evolución.

 

DEFINITIVAMENTE UN DEFECTO


Incluso esta mutación beneficiosa de células drepanocítica es definitivamente un defecto..  No hay sustituto para la óptima forma bicóncava de las moléculas de la hemoglobina.  Esta forma tolera cualquier movimiento rápido y esta diseñada de una manera perfecta y  efectiva para la transferencia de oxígeno a cada célula del cuerpo.

En el caso de la anemia de células drepanocíticas –o celulas falciformes– (SCA por sus siglas en inglés), el ADN que producen las proteínas para hacer la hemoglobina de las células rojas de la sangre en realidad transfiere un error de codificación. Este error o defecto genético produce moléculas de hemoglobina que se pegan entre sí cuando se libera oxígeno a los tejidos. Las moléculas de hemoglobina defectuosos forman cadenas rígidas largas que distorsionan completamente la forma de los glóbulos rojos. Algunos de estos glóbulos rojos deformados en realidad forman una forma de media luna distinta y se ven como 'hoces', de ahí el nombre de ‘células drepanocítica'.

Estas células rojas distorsionadas crecen en tamaño y pueden obstruir los capilares, lo cual limita la transferencia de oxígeno y causa dolor severo en las extremidades y a través de todo el cuerpo, incluyendo el pecho.  También esta ligado a la falta de aire al respirar, infecciones, daño en los órganos y en algunos casos severos pueden causar la muerte.  Es también de señalar que las células roja de la anemia drepanocítica mueren prematuramente debido a su forma grande e inestable.  Una célula roja normal duraría 120 días mientras que una célula de anemia drepanocítica solo sobrevive 10 a 20 días.  Los pacientes con esta enfermedad necesitan a menudo transfusiones de sangre para reemplazar la pérdida de hemoglobina.

De todas formas, una persona heterocigótica con anemia drepanocítica usualmente no tiene que necesariamente desarrollar anemia.  Pero cuando el parásito de malaria (Plasmodium) invade una de sus células en la sangre, causa que la hemoglobina se enferme y deforme las células de la sangre.  El bazo detecta esta célula defectuosa y la destruye junto con el parásito.

Es importante notar que esto no tiene nada que ver con la evolución de características mas complejas.  Por ejemplo, es más similar a una guerrilla en contra de un ejercito invasor, quizás la guerrilla pudiera destruir solo un puente por el cual el ejercito cruza.  Ahora el país es mas pobre por un puente perdido.  De todas maneras es «beneficioso» para el país destruir al enemigo.  Así, es similar a una persona que destruye el parásito de malaria pero pierde las células de la sangre en el proceso.

En otro caso, la resistencia a la malaria al costo de un peligroso desorden en la sangre que lleva a una muerte prematura, no confirma la idea de Darwin de que las especies evolucionan con el tiempo.

MUTACIONES BENEFICIOSAS «EXCESIVAMENTE RARO»


Las estadísticas sobre mutaciones a lo largo de décadas, muestran que hay muy poca información como para desarrollar una teoría que indique que este proceso de evolución muestre mutaciones beneficiosas.  Primero, como ya se mostró, los ejemplos que utilizan de mutaciones beneficiosas son destructivas.  También, el fallecido Motoo Kimura, un biólogo matemático japonés, introdujo en el año 1979 un método estadístico para manejar información sobre mutaciones en los genes.  El claramente demostró que la mayoría de las mutaciones son neutrales en su efecto y es su gráfica representativa hay muy pocas mutaciones letales y no hay representada ninguna que sea beneficiosa ya que su número es muy pequeño para ser matemáticamente significativo.  De acuerdo a J.C. Sanford, un genetista de la universidad de Cornell quien inventó el sistema de administración de partículas biolístico, «gene gun» en inglés, las mutaciones benéficas son «excesivamente raras».

El desarrollo de resistencia por parte de las bacterias a los antibióticos es a menudo utilizado por los evolucionistas como otra prueba de evolución a través de mutaciones beneficiosas.  Un análisis muy cuidadoso muestra todo lo contrario.  Cepas mutantes de bacteria que mostraron resistencia a los antibióticos son entorpecidos por una degradación de la información genética, lo que significa que se han vuelto más débiles con el tiempo.  «Claramente, la buena forma de algunas de estas cepas es permanentemente reducida (a veces dramáticamente),  y los evolucionistas han (como de costumbre) ignorado estos efectos en su desesperada urgencia para promover la restistencia a los antibióticos como un ‘platillo de Petri’», de acuerdo al microbiólogo  Dr. Kevin Anderson.    

 

ESTADÍSTICAMENTE INSIGNIFICANTE


El Dr. Jerry Bergman buscó información sobre el término ‘mutaciones beneficiosas’ en dos bases de datos de revistas biomédicas que contienen 18.8 millones de registros.  Mientras el término ‘mutación’ salió más de 453,732 veces, la frase ‘mutaciones benéficas’ fue utilizada unas 186 veces, una estadística insignificante de (.041 porciento), la cual concuerda con el análisis estadístico del Dr. Kimura.  Así como Bergman buscó mas a fondo, encontró que las tan llamadas ‘mutaciones beneficiosas’ siempre están envueltas con una perdida de información genética.  El concluyó: «No ha sido localizada una sola muestra clara de información mutante con crecimiento. En conclusión, la búsqueda en la biología molecular muestra que no hay documentadas ninguna ganancia de información en mutaciones».

Quizás la mejor manera de resumir el pensar evolucionista (con una fe ciega) sobre ‘mutaciones beneficiosas’ es con las propias palabras de Sandford, «En conclusión, las mutaciones aparentan ser abrumadoramente dañinas, e inclusive cuando alguna pudiera ser clasificada como beneficiosa en algún sentido, es todavía parte de un desglose general y escases de información».

 

NINGUNA NUEVA INFORMACIÓN


Un principio básico de la información debe ser violada por la evolución para ser verdad.  Para que un organismo evolucione en escalones desde lo simple a lo complejo, tiene que haber un incremento de información genética.  Cuando las mutaciones tienen lugar, sin embargo, hay un intercambio de información o confusión de la información, pero nunca un incremento.  El sistema está limitado a lo que tiene, por lo tanto, no puede crear nuevos códigos.  Más frecuentemente, el intercambio de información lleva a pérdida de información.  La pérdida de información genética es consistente con la ley universal de entropía.

Puede ser observado que errores en el código genético son pasados a través de generaciones.  El ritmo en las mutaciones es muy rápido como para dar espacio a la evolución en millones de años.  Hay entre 100 a 300 errores en el deletreo de nuestro código de genética pasados de una generación a la otra.  Esto pudiera parecer insignificante cuando consideramos que el genoma humano contiene 3 mil millones de letras.  De todas maneras, la raza humana tiene seis mil millones de personas, lo cual significa que algunos 600 mil millones a 1.8 trillones en errores genéticos por generación.

 

LA CARGA GENÉTICA


Si se incluyen otros tipos de mutaciones, tales como textos borrados, inserciones, duplicaciones y mutaciones de la mitocondria entre otros, el número de mutaciones individuales sería de 1,000 veces más por cada persona en toda la población.

Como resultado, nuestro legado genético esta siendo corrompido.  A este fenómeno de la acumulación de mutaciones, es mas bien conocido como ‘carga genética’.

De acuerdo con el Dr. Sanford, «La opinión general entre los genetistas es que al presente la raza humana está degradando genéticamente, debido a una acumulación rápida de mutaciones y una relajada presión de la selección natural».  La decadencia de nuestra forma como especies esta tomado un ritmo de uno o dos porciento por generación, según Sanford.

Tal ritmo en la decadencia del código genético hace un contraste con los seis a siete mil millones de años que tomó para la evolución del hombre de acuerdo al modelo evolucionista.  Todo esto va más de acuerdo con el tiempo bíblico de 6,000 años.  Esta cadena de tiempo va determinada a utilizar un decaimiento biológico que fue construido a partir de la degradación genómica.  

No hay tiempo para la evolución tomar lugar con este tipo de degradación genética.  La raza humana esta sujeta a mas variaciones de dolencias y enfermedades mientras mas aumenta la ‘carga genética’.  El hombre tendrá que trabajar mas duro en contra de la ley de entropía para mantenerse vivo.  El deterioro genético ciertamente excluye la idea de una evolución que progrese en ascendencia por la cual nos movemos de pequeñas moléculas y organismos hasta llegar al hombre.

ADN DE UN CHIMPANCÉ Y DE UN HUMANO


Ha habido una gran inversión de tiempo, energía y dinero para el propósito de desarrollar tecnología mas avanzada para investigar el ADN de las plantas y animales.  La habilidad de aislar alfabetos genéticos completos en secuencias, sin ninguna duda comienza a darnos una mejor comprensión del proceso bio-molecular.  Los evolucionistas están a la puerta ansiosamente esperando para decir «Yo te lo dije, que un cambio lento en nuestro código de genética fue como los humanos llegamos aquí después de todo».

El 9 de octubre de 2006, la portada de la revista Time mostró a una cara juvenil de un mono justo encima del hombro de un infante, con el título provocador, «Cómo nos convertimos en humanos. Los chimpancés y los humanos comparten casi un 99 porciento del ADN.  Nuevos hallazgos revelan como podemos ser tan parecidos, y tan diferentes a la misma vez».

De hecho, el 99 porciento de la reclamación de similitud es basado en investigaciones selectivas y obsoletas.  La verdadera secuencia de similitud es desconocida, pero estudios mas recientes han encontrado diferencias dramáticas que desmienten el 1 porciento del mito.  Pero aún si la diferencia fuera del solo un porciento, ¿significaría esto que el hombre y los monos so casi iguales?.  Dado que hay 3 mil millones de letras en nuestro ADN, esto podría significar 30 millones de diferencias.  Como un escritor de Smithsonian admitió, «solo un pequeño porcentaje de puntos significan una gran diferencia entre las especies».  

Nadie va a estar en desacuerdo, después de una visita al zoológico, que los chimpancés se parecen más a nosotros que cualquier otro animal.  Ellos poseen un nivel de inteligencia alto y tienen un complejo sistema social en el reino animal pero, hay una diferencia real entre la gente y los primates.  Las diferencias físicas pueden existir pero, las diferencias son tan grandes que nunca se podría llegar a confundir un humano con un simio.  Las proporciones entre el largo de los brazos y piernas, la apariencia del cuello, el cráneo, la pelvis, las manos y las estructuras del tejido blando (incluyendo los labios), claramente distinguen al humano sobre cualquier otra especie.  Internamente, nuestras proteínas son 71 porciento diferentes en comparación a un chimpancé.  Nosotros poseemos 46 cromosomas mientras que los chimpancés tienen 48, además nuestros cromosomas Y son radicalmente diferentes.

 

MÁS QUE EL  CÓDIGO MISMO


El punto mas importante de comparación entre la secuencia genética no es que tan similares son los genes, sino como estos genes actúan o son expresados.  Aún secuencias similares de genes pueden actuar diferentemente por su interacción con otros genes.  Nuestra apariencia física, por ejemplo, es controlado por unos pocos genes.  El largo y forma de nuestra nariz, cejas, aspecto, el color del pelo y los ojos, etc., son todos controlados no por un ‘ejercito’ de genes, sino por las ordenes de unos pocos genes los cuales trabajan en la dinámica de la armonía.  Un cambio dramático no necesariamente tiene que ser orquestado directamente por el ADN.

 

CAMBIO FÍSICO SIN DIFERENCIA DEL ADN


Giuseppe Sermonti, un distinguido genetista de Italia, argumentó que pudiera ser que no sólo el ADN es el que determina la naturaleza y estructura de los organismos vivientes.  Hay una caja negra entre el ADN y el propósito y función total de un organismo.  Evolucionistas seculares quienes suponen que cambios en el ADN explican la evolución, necesitan prestar atención al elocuente aviso de Sermonti, quien puntualizó: «Mi opinión es que el problema es mas bien como el organismo hace uso del ADN, haciéndolo trabajar o manteniéndolo en silencio, y como selecciona las áreas de interés.  El ADN no es el punto de partida».   Sólo porque nosotros encontramos el genoma completo, no significa que podamos entender cómo el ADN funciona.  Sermonti señaló que todavía tenemos grandes misterios que explorar en la búsqueda por entender cómo el ADN determina quienes somos.

 

DISEÑADOR COMÚN , NO ANCESTRO COMÚN


Los evolucionistas sostienen que organismos con diseños similares tienen que descender de un ancestro común.  Este argumento puede ser desafiado con esta pregunta, ¿La similitud significa que venimos del mismo ancestro o significa que fuimos creados por el mismo diseñador?  Ese diseñador sería el maestro creador, quien pudo producir un excelente diseño para cada especie en el universo físico y viviente.  Ese diseñador tendría que haber sido un diseñador perfecto quien conoce todas las cosas y por consiguiente escogió el diseño final, un diseño universal que puede ser utilizado con la más grande eficiencia para mantener toda la vida.  La evidencia apunta a un magnifico, inteligente Creador.

Por ejemplo, usted podría notar que un concesionario de autos tiene una amplia selección de autos.  Todos los autos tienen cuatro ruedas, un motor interno de combustión, volante, y muchas otras características comunes.  ¿Alguna vez se ha preguntado usted si el diseño común significara que habría un descendiente común?  En otras palabras, ¿evolucionaron los autos por sí mismos sin ninguna ayuda exterior?  Esto, por supuesto, es ridículo, porque todos sabemos la enorme diligencia que fue necesaria para el diseño de cada modelo de auto.  A pesar que sus características básicas son las mismas, ellos tienen muchas otras cualidades únicas que los hacen atractivos a los potenciales compradores.  Cada modelo de auto comenzó con un diseño planeado y un creador externo inteligente.

Como hay diseños finales que funcionan para el propósito exacto por el cual ellos fueron creados, uno podría esperar ser testigo de patrones repetitivos en el universo.  Entre más repetitivo es un diseño, más cercano esta a la perfección.  Lo observamos en la naturaleza, por ejemplo, muchos animales que tienen extremidades –tales como piernas, brazos o dedos–.

¿Significa la similitud que venimos del mismo ancestro?  La evolución sostiene que todos los organismos han descendido de un ancestro común.  La creación sostiene que todas las cosas vivas vienen de una fuente común, y son creadas por un Creador quien configuró un diseño final para el universo… y todo lo que está en él.

Porque en Él fueron creadas todas las cosas… todo fue creado por medio de Él y para Él. Colosenses 1:16